Estados Unidos Sobrevivió 20 días en condiciones extremas tras el incendio de su cabaña y fue rescatado por una señal de SOS

bluebird3

Moderador
Miembro del equipo
1 Diciembre 2010
24.219
926
8
Chile

Armó un refugio con los restos de la cabaña y comió conservas en lata. Realizó una señal en la nieve que ayudó a encontrarlo.

Un hombre de Utah fue rescatado en Alaska tras pasar tres semanas en condiciones extremas cuando un incendio quemó su casa, mató a su perro y lo dejó sin comida, ropa y refugio, informó la CNN.

La Policía Estatal de Alaska dijo que se trata de Tyson Steele (30), quien fue encontrado entre los escombros de su remota casa el último jueves luego de que sus amigos le pidieron a las autoridades que realizaran un control ya que no tenían noticias suyas desde hace tiempo.

En las imágenes aéreas compartidas por los soldados, Tyson se ve entre los restos de su casa cubiertos de nieve, saludando a los soldados en un helicóptero con una gran señal de "SOS" escrita en la nieve.

"Todo lo que poseía estaba en esa cabaña", le contó el hombre a los soldados que lo rescataron, quienes compartieron el relato de supervivencia en un comunicado.

Steele contó que tras el incendio sobrevivió con los restos de latas de porotos y mantequilla de maní, durmiendo en una cueva de nieve y en un refugio improvisado que construyó alrededor de su estufa de leña.

Steele había estado viviendo allí desde septiembre, dijo a la policía. Describió su casa como una cabaña "Quonset", una estructura ligera, cubierta con lonas de plástico que le compró a un veterano de la guerra de Vietnam.

Admitió a los policías que el incendio fue el resultado de un error suyo. En su apuro por iniciar un fuego, pegó un gran pedazo de cartón en su estufa de leña. Él cree que un pedazo del cartón en llamas salió de la chimenea y aterrizó en el techo.

Steele se despertó en medio de la noche y escuchó el ruido de plástico derretido saliendo del techo. Después de que Steele salió, dijo que vio "todo el techo en llamas".

Agarró lo que pudo, le gritó a su perro para que salga y creyó que este le hizo caso. Cuando salió escuchó a su mascota gritar, pero cuando se dio cuenta de que no estaba afuera ya era tarde.

El teléfono se quemó durante el incendio y dijo que, si alguien no hubiera venido para el día 35, habría intentado ponerse en marcha.